www.clavesdigital.com.ar

20.10

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

18.09.2019 Economía y Negocios

La agenda de la integración

La agenda de la integración

En el marco de la 5° edición del Precoloquio de la UIC realizada en AERCA, el especialista en relaciones económicas internacionales, Feliz Peña, disertó sobre “Integración Regional para el Desarrollo”.  Luego de su exposición dialogó con Claves.

¿Es posible concretar el acuerdo Mercosur, Unión Europea?
Antes me haría otra pregunta: ¿qué pasa si no hay acuerdo? Si hay un acuerdo hay que ver más la letra chica, producto por producto y sector por sector para saber cuál va a ser el impacto que va a tener en mi empresa y en mi producto y de qué manera puedo yo superar la parte negativa y transformarlo eventualmente en algo positivo.

¿El Estado y el empresariado están preparados?
El plazo para llegar a un resultado, para evaluarlo y considerar el impacto por parte de cada  sector será entre 10 o 15 años. Un tiempo que puede extenderse tomando en cuenta que esto es a partir que el acuerdo entra en vigencia. Podrían pasar hasta 18 años, ahí entonces hay que tener para cada producto un diagnóstico en donde se pueda saber el efecto del mismo.

Puede ser que sobre ese producto se puedan generar políticas de salvaguarda, de compensación, válvulas de escape. Pero particularmente si no se logra buen resultado se pueden desarrollar políticas de lo que se llama “transición asistida”. Es decir yo te digo “tenés que competir en otras condiciones”. Te puedo dar financiamiento para reconvertir tu producto y ser competitivo.

En determinado momento, el análisis del impacto positivo o negativo del acuerdo sobre cada sector va a ser necesario. Es decir ir al producto concreto, al régimen que tiene ese producto en la región. Esto lleva tiempo y tiene que estar promovido por el gobierno y el sector privado.

Creo que hay que tomar conciencia en el debate sobre este tema. Habrá muchos deberes que hacer que van a requerir concertaciones en varios niveles y una cierta articulación entre el mundo académico, el mundo de la reflexión, el mundo de la acción y el político. No se puede de otra manera llegar a tener consenso, que para colmo tiene que ser entre 4 países.

Esto quiere decir que hay dos esfuerzos, el primero se refiere a pensar como país, como gobierno, como empresario, como sector productivo. Es importante el desafío en tecnología organizativa que va a implicar la preparación para manejarse en este acuerdo. Es un trabajo muy grande que no es para mañana, pero que hay que empezar ahora.

El segundo, es el de inteligencia competitiva, es decir, toda la información que se necesita para saber cómo competir como sector. Porque puede que algo que estás pensando, que te va a afectar, del otro lado estén viendo lo mismo.

Queda claro que tenemos que hacer un esfuerzo de tecnología organizativa y de inteligencia competitiva. Esto implica tener idea, que lo que hoy hago, se puede tornar obsoleto. No sea cuestión que algunos productos que estamos por ofrecer estén en el principio de la obsolescencia por cambios, por preservación del medio ambiente o por lo que sea.

Si cambia el Gobierno ¿corre riesgo el acuerdo? 
Indudablemente. En nuestro país, como en cualquiera, el gobierno que viene que no esté interesado, se va del acuerdo. Ahora sí, hay que saber que si te vas, a dónde te vas y lo que te cuesta irte.

El portal de negocios más leído!