www.clavesdigital.com.ar

27.10

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

21.04.2020 Empresariales

Antes del coronavirus, el uso de la capacidad industrial era de 59,4%

Fue el nivel general de utilización de las instalaciones en febrero pasado, previo a que se impusiera el aislamiento social obligatorio para la mayor parte de las actividades fabriles

La utilización de la capacidad instalada en la industria fue de 59,4% en febrero pasado, antes de que se impusiera el aislamiento social obligatorio que determinó el parate en gran parte de las actividades fabriles, lo que hace prever que en marzo este indicador registró una sensible caída, que en el sector estiman por encima del 80%.

De este modo, según el informe de la Industria Manufacturera que difundió ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el uso de las instalaciones fabriles se ubicó en febrero nueve décimas por encima del nivel alcanzado en igual mes de 2019, cuando llegó a 58,5%.

Asimismo, mostró una mejora respecto del aprovechamiento registrado en enero, cuando llegó a 56,1%.
Los bloques sectoriales que presentaron niveles de uso de su capacidad instalada superiores a la media nacional fueron refinación del petróleo (80,1%), papel y cartón (73,7%), industrias metálicas básicas (72,9%), sustancias y productos químicos (71,4%), productos minerales no metálicos (62,4%) y productos alimenticios y bebidas (60,2%).

En tanto, por debajo del promedio se ubicaron productos del tabaco (58,2%); edición e impresión (53,6%); caucho y plástico (47,0%); productos textiles (43,9%); metalmecánica, excepto automotores (39,8%) y automotores (37,5%).

En emergencia
Tal como reflejó el informe del Indec, el sector textil mostraba, previo a las medidas sanitarias tomadas para controlar la pandemia del coronavirus, un uso de su capacidad instalada de 43,9%, situación que empeoró con el establecimiento de la cuarentena.

Ello motivó a la Cámara Argentina de la Moda a declarar la emergencia en esta industria.
Así, según un comunicado firmado por el presidente de la entidad, Francisco Ayala, “La actividad que incluye los rubros hombre, mujer y niños comprende a la alta costura, la difusión, calzado, industria del cuero, industria del tejido, artesanos y emprendedores, maquilladores, peluqueros, los fabricantes de accesorios, los organizadores de eventos, comunicadores y comercios.

Según refirió la entidad, “los diseñadores con talleres propios, con pequeños talleres y quienes trabajan con modistas que realizan sus prendas en forma particular como monotributista” están “totalmente afectados, no sólo por la cuarentena –que anuló totalmente la comercialización–, sino también por la falta de insumos, los altos costos, los impuestos, los alquileres y los sueldos y gastos en general”.
“Quienes realizan sus colecciones de prêt-à-porter y/o difusión, comercializan sus productos en locales propios, franquicias y multimarcas en todo el país y, en algunos casos, exportan. Este sector está en emergencia total por no poder comercializar la colección otoño-invierno 2020”, aseguró y agregó: “La mayoría vendió a las franquicias su colección con pago por cheques adelantados, y hoy está cortada la cadena de pagos, ya que no se realizan ventas. Tienen que afrontar pagos de sueldos, jornales, talleres, materia prima, impuestos, que al no poder comercializar les es imposible hacer frente. Esta situación, sin duda, llevará a la quiebra a muchos diseñadores o marcas”. Respecto de artesanos y emprendedores reflejan una situación similar, recordando que “tienen cerrados todos sus espacios y/o ferias de venta, viéndose en estos momentos sin recursos para vivir”.

En cuanto al sector del calzado y cueros indican que son “otros de los rubros más afectados por la cuarentena. Tanto por las colecciones otoño-invierno 2020 totalmente realizadas sin poder comercializar, en locales propios como en franquicias y/o multimarcas, como por los gastos imposibles de pagar con la cadena de pagos totalmente cortada”.

Los de la industria del tejido, suman a su crítica situación devenida por su cadena de pagos cortada, que reciben “la devolución de mercadería”.

Por su parte, maquilladores, peluqueros, fabricantes de accesorios de moda, organizadores de eventos y comunicadores, “son todos rubros afectados que hoy por hoy no pueden desarrollar sus actividades”.
“Tienen pagos de alquileres, sueldos e impuestos que les será imposible afrontar”, agrega.
Finalmente y respecto de los comercios, la entidad recuerda que “están cerrados, por la cuarentena, lo que impide el trabajo formal y provoca la rotura del circuito de venta”, dijo y concluyó: “Por todo lo expuesto, la cámara declara la ‘emergencia en la moda’ solicitando que se implemente una ayuda inmediata para hacer frente a la continuidad de una de las Industrias más productivas del país. Instamos a la implementación de créditos subsidiados con bajos intereses, que sean de tramitación rápida y efectiva para cada uno de los sectores mencionados”.

Comercio: piden reapertura escalonada
Por su parte, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) solicitó ayer al Gobierno nacional permitir la apertura de los rubros comerciales no exceptuados a partir de un “esquema escalonado por sector”, lo que podría concretarse sin atención en los locales, con despacho de productos a través de distintos canales de envío y con pagos digitales.

Así lo expresó la entidad en una carta enviada al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en la que se planteó la preocupación del sector por “recomponer parcialmente la actividad comercial, gravemente afectada por la pandemia”.
“Desde esta Confederación proponemos habilitar el ejercicio a los rubros no exceptuados a partir de un esquema escalonado por sector, cumpliendo estrictamente con los protocolos de seguridad establecidos, desalentando los grandes aglomerados de gente”, se propuso. A la par, la entidad consideró “posible la reapertura de todo el comercio, sin atención en local, despachando los productos a través de canales de envío o retirando previo acuerdo con el vendedor” ya sea en la puerta del local o en otros puntos de entrega.

Un reciente relevamiento realizado para CAME reflejó que ante una apertura del comercio en una cuarentena administrada, 98 % de los empresarios pyme estaría dispuesto a recibir menor flujo de clientes a cambio de permitir la apertura de su local comercial para la venta.

Fuente comercio y justicia

El portal de negocios más leído!