www.clavesdigital.com.ar

21.10

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

16.07.2020 Empresariales

Mujeres cordobesas se unen para trabajar por la equidad y la educación financiera

Incrementar la participación femenina en el mercado de trabajo y en las decisiones económicas no solamente genera equidad sino también tiene un beneficio en la sociedad y en las empresas.

En esto, el sector de la economía y las finanzas es parte fundamental de cualquier proceso de decisiones. Con esto en mente, un grupo de profesionales cordobesas formó la asociación civil Mujeres en Economía y Finanzas de Córdoba (ME&FIN) para trabajar en pos de mejorar estos guarismos en el país.

La red está integrada por economistas, especialistas en finanzas y otras profesionales de las Ciencias Económicas que trabajan en institutos de investigación, universidades, entidades empresarias y profesionales, bancos, tarjetas de crédito, fintech, sector bursátil y gerencias financieras de empresas Pyme.

En una presentación a través de la plataforma Zoom, las profesionales indicaron que se plantearon como objetivo el compromiso de trabajar por la equidad y por mejorar la cultura financiera y económica de la comunidad. Además de visibilizar la tarea y las opiniones de las profesionales del sector, incrementar la cantidad de mujeres en estas áreas y promover la educación y capacitación financiera de todas la sociedad.

Disparidad laboral

Según los últimos datos del Foro Económico Global (Davos), Argentina tiene una brecha de género de 25,4 por ciento en el indicador global pero llega casi a 38 por ciento en el segmento de participación y oportunidad económica. Se nota sobre todo en las remuneraciones y en la participación de puestos más altos, mientras que hay paridad en los niveles profesionales y técnicos.

"Las mujeres tienen 20 puntos porcentuales menos en la tasa de actividad y de empleo en el mercado laboral, según el Indec, tiene una mayor tasa de desocupación y mayor informalidad”, puntualiza Nancy Villarruel, economista y especialista del mercado de capitales de banco Roela.  

Esto también se traduce en la desigual distribución del ingreso entre ambos géneros. En el 10 por ciento más pobre, la participación femenina duplica a la masculina y más de la mitad de las mujeres tienen ingresos no laborales (frente a menos del 20 por ciento de los varones). La relación se invierte en el 10 por ciento superior, donde más del 73 por ciento de las mujeres perciben ingresos por su trabajo.

Estos datos se reflejan en el sistema financiero: alrededor de un 80 por ciento de mujeres y varones adultos tiene cuentas bancarias, pero si se sacan las cuentas previsionales o de programas sociales, hay una brecha de unos 19,4 puntos porcentuales entre ambos.

A su vez, la disparidad laboral se acrecienta en los puestos de decisión. Mientras en la base de la pirámide hay una participación y una remuneración similar entre ambos sexos, en los puestos de alta gerencia y presidencia, menos de un tercio son mujeres. En Argentina, un estudio de KPMG señala que de casi seis mil puestos de directores en las mil empresas más grandes del país, sólo 10,3 por ciento era ocupado por mujeres.

Beneficios de la equidad

“Mientras que la equidad tiene un argumento de igualdad de derechos y oportunidades para la mitad de la población, también hay que considerar un argumento económico. Porque garantizar la incorporación de la mitad de los talentos del mundo impacta positivamente en el crecimiento económico, la competitividad y el futuro de las empresas y las economías”, apunta Leticia Tolosa, vicepresidenta de Petrini Valores y docente universitaria de Finanzas.

Las especialistas comentan que, según un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), cerrar la brecha de género en el empleo podría incrementar el PIB global en un 35 por ciento. Hay tres vías de mejora: la participación laboral, la cantidad de horas trabajadas y el traslado de mujeres a sectores de mayor productividad.

En tanto, para las empresas, cuando aumenta la participación de mujeres en el directorio se observa mayor rentabilidad y productividad, ligado a posibilidad de atraer talento, mayor creatividad, incorporación de visiones diversas y la capacidad para evaluar mejor a la demanda de usuarios y consumidores.

“En definitiva, la equidad genero contribuye al crecimiento de la economía por la mayor utilización del talento, el incremento de la inversión en capital humano femenino y en las generaciones futuras y por la diversidad en la toma de decisiones en empresas y organizaciones”, concluye Tolosa.

Fuente La Voz

El portal de negocios más leído!