www.clavesdigital.com.ar

21.10

VILLA MARÍA, CÓRDOBA

31.08.2020 Vida y Estilo

Una joven cordobesa creó un negocio que genera ingresos a 400 mujeres

Ahorrar, generar un impacto ambiental positivo, producir beneficios para todos los participantes y fortalecer una comunidad con intereses compartidos. Todos esos rasgos de la llamada “economía colaborativa” puso a jugar el negocio creado por la cordobesa Stefanía Kessel en noviembre de 2018. 

Por entonces, esta psicóloga enfocada en Recursos Humanos trabajaba en Naranja (antes había pasado varios años en Fiat) y decidió, junto con una amiga, crear Baby Back, una tienda de ropa usada para niños de hasta cuatro años. 

Desde Córdoba, en pandemia, una pareja creó un negocio que facturará $ 7,5 millones en cuatro meses
“En mi ámbito laboral escuchaba a muchas madres quejarse de los precios de la ropa infantil de buena calidad y de lo poco que se amortiza, debido a su corta utilidad temporal. Así nació la idea de crear una tienda que permitiera recircular esas prendas y en la que las mamás puedan vender lo que no usan y hacerse de dinero. Y a su vez, adquirir piezas nuevas, de buenas marcas, en excelente estado”, relata Kessel, cuyo negocio creció 100 por ciento en ventas en el segundo semestre de 2019 y otro 60 por ciento en lo que va del año, en plena cuarentena.

Aunque el mercado de la ropa usada gana escala de manera sostenida desde hace años, en 2018 casi no existían propuestas de nicho locales bien armadas como la que ideó esta emprendedora. 

Su primer paso fue testearla en ferias, donde resultó validada casi de inmediato, tanto por compradoras como por las vendedoras. A eso le siguió un showroom “casero” en su departamento y, muy tempranamente, la tienda online. 

Un acierto: pensar en digital 

En los últimos años y antes del “efecto pandemia” (aceleración de la digitalización de negocios), cientos de cordobeses se lanzaron a montar comercios desde cero, apostando al circuito de ferias y de showrooms, pero una cuota menor de ellos apostaban a desarrollar el comercio electrónico con protagonismo.

Con 25 años, este cordobés creó un negocio que emplea a 18 personas y sumará otras 30
Kessel hizo foco en esto último: “Sabía que estar en digital era fundamental, porque eso funciona 24 horas, siete días a la semana, y permite vender en todo el país. A los tres meses, lanzamos la tienda online, que al principio funcionaba como catálogo (en combinación con WhatsApp) y luego evolucionó en un e-commerce”. 

La web fue montada sobre la plataforma de Nube y "customizada" con ayuda de una consultora.

Hoy incluye todos los medios de pago, a través de Mercado Pago, y en breve sumará la billetera digital local Wibond. 

Vende y entrega en todo el país, apoyada en la operación de Oca y de otros servicios logísticos locales para reparto.

Hasta antes de la pandemia, la tienda convivía con el showroom físico (vital para un negocio que aún debe vencer “prejuicios” del consumidor respecto de lo usado), aportando ventas en un 50/50. 

Hoy, el canal digital es central. “Tener la tienda y el sistema de gestión que nos conecta con las vendedoras desarrollados nos permitió que Baby Back creciera 60 por ciento este año, en medio de la cuarentena. Hoy trabajamos en fortalecer nuestra presencia nacional y en sumar vendedoras de prendas en distintas provincias, bajo un esquema de socios locales que hagan la selección y el envío de prendas a Córdoba”, explica Kessel.

Y anticipa que, a mediano plazo, su plan incluye escalar a otros países de la región.

Una red de 400 vendedoras

El modelo de Baby Back conecta dos partes: vendedores y compradores de prendas, de calzados y de accesorios para bebés (desde cochecitos y sillas de auto hasta mamaderas); todos de marcas nacionales e importadas de primera línea.

“El 97 por ciento de las clientas son mujeres. Recibimos unos 200 ítems diarios (en tres sitios ubicados en la ciudad), los examinamos en detalle para asegurarnos de que estén en perfecto estado y sean de calidad. Los aceptados son puestos a la venta en consignación y cuando son adquiridos, la vendedora recibe el 55 por ciento del precio al público; el resto es para la tienda”, detalla Kessel.

En la actualidad, suman 400 las mujeres (90 por ciento cordobesas y el resto de otras provincias) que venden ropa a través de Baby Back y, de esa manera, generan ingresos de manera regular. 

La web se actualiza a diario y suma entre 300 y 400 artículos semanales. Hoy ofrece unos cinco mil.

Creatividad en pandemia: fabricó una "footbike" que ya vende por el país
Los precios están hasta 70 por ciento por debajo de los de las prendas nuevas. “Monitoreamos los valores de mercado en forma permanente y cada tres meses los revisamos, para asegurarnos de tener valores competitivos”, señala Kessel. 

Ese, asegura, es un gran atractivo de la tienda, que hoy comercializa unos 800 ítems por mes. El precio promedio ronda los 550 pesos, lo que sugiere un movimiento mensual por encima de los 400 mil pesos. 

El valor de una "comunidad"

La tienda de Baby Back recibe unas dos mil visitas diarias. Alrededor del 60 por ciento de las mujeres que compran en ella también venden a través de la plataforma. 

“Eso es lo más valioso, porque lo que buscamos es constituir una comunidad de mujeres que resuelvan las necesidades que van teniendo las mamás en relación con los productos para sus hijos y acompañarlas a medida que ellos crecen. Cuando dejan de usar algo, pueden circularlo para que a otra le sirva, es un sistema de ganar-ganar que, a la vez, contribuye a la sustentabilidad, permite ahorrar y ganar dinero”, puntualiza Kessel. 

Fuente La Voz

El portal de negocios más leído!