Criptomonedas: Una realidad que interpela al poder

Criptomonedas: Una realidad que interpela al poder

Con el advenimiento de la pandemia, todo lo que tiene que ver con lo digital ha crecido en forma exponencial. Y en esto están incluidas las monedas virtuales. Aunque ya existían hace tiempo, solo era un espacio destinado para aquellos que decidían investigar el tema o para algunos inversores sofisticados que buscaban alguna inversión alternativa, fuera de los carriles convencionales.

Pero el Covid-19 aceleró el proceso y produjo un acercamiento casi masivo a estas criptomonedas, dentro de las cuales el Bitcoin es la más reconocida. No solo los jóvenes se introdujeron en este espacio sino que también muchos adultos de distintas edades lo hicieron destinando una parte de sus ahorros a este activo novedoso.

No me voy a extender en los aspectos vinculados a la tecnología que las produce porque no soy experto en ello, pero sí puedo decir que este activo de carácter intangible todavía no puede denominarse técnicamente “moneda”, porque no cumple plenamente los tres requisitos básicos para serlo: unidad de cuenta, reserva de valor y medio de pago.

Sin embargo, su existencia ya comenzó a preocupar a distintos actores vinculados al poder político y económico que han expresado su opinión al respecto. Y lo más sorprendente quizá fue un comunicado oficial que emitió en el mes de mayo el Banco central de nuestro país. Allí la autoridad monetaria advierte a la población de los aspectos que hacen de este activo una inversión de alto riesgo al no contar con respaldo del estado ni depender de ningún organismo regulatorio que reglamente su funcionamiento.

Entiendo que esta mención que hace el Banco central surge como consecuencia de la expansión de este fenómeno cripto y el conocimiento de que cada vez mas personas operan con ella. Pero si la autoridad monetaria no tiene ninguna injerencia en su emisión, control o compra y venta, ¿Por qué sale a advertir sobre algo que no considera una moneda?

Esto se explica por la misma razón por la cual distintas personas decidieron invertir en este activo, donde no solo existe el interés en ganar por la diferencia de su cotización sino además avalar un bien que esta fuera del control formal de los organismos de cualquier Estado del mundo. Estas “monedas virtuales” no las emite nadie en particular, ningún gobierno, es un sistema absolutamente descentralizado y anónimo, lo que le da características muy particulares.

Esto genera un mercado marginal al control de los Estados con las implicancias que ello tiene en los aspectos monetarios, jurídicos e impositivos. La generalización y aceptación masiva de este tipo de activos puede generar una fuerte interpelación al poder constituido global. Y esa es la gran discusión para los tiempos que vienen. ¿Qué hará el poder político y financiero global con este tema, lo combatirá, lo absorberá, lo ignorará?

Lo que está muy claro es que su tranquila existencia hasta estos días nos dice que todavía no ha “molestado” al poder, o quizá pensándolo bien, le ha sido útil para alguno de sus fines. Un hecho paradigmático sucedió hace un par de años cuando Facebook anunciaba la creación de su propia moneda virtual, sin embargo ésta nunca se puso en práctica. Murió antes de nacer. Nadie dijo nada de ello. ¿Fue una decisión de Zuckerberg o de alguien superior a él y sus empresas digitales?

Demasiadas preguntas se abren a futuro en un escenario donde los gobiernos han perdido mucha credibilidad y por ende la de sus monedas. Un tiempo apasionante donde se dirimirán temas mucho más importantes que simplemente analizar si estas criptomonedas son una buena alternativa de inversión o no lo son. Podremos saber con el tiempo si esto es una moda pasajera que los intereses establecidos desecharan en algún momento o que estemos en presencia de algo realmente nuevo, revolucionario, de lo que algunos llaman “una nueva economía” y donde quizá algún día, los tradicionales billetes que representan monedas de distintos países se conviertan en simple “papel pintado”.

CR ALBERTO COSTA

NOTAS RELACIONADAS

Elecciones PASO: la gente reclama una economía distinta

El resultado de las PASO ha sido un verdadero “ cisne negro” para la política oficialista.  Aunque eran escasos los datos de encuestas preliminares, nadie esperaba un resultado tan abrumadorament...

Alinear expectativas

Para que la economía de un país funcione es muy importante que las expectativas de los distintos actores económicos estén alineadas con el gobierno de turno. Dicho de otra manera, que la visión de fut...

Los cambios viven marchando

Cuando uno observa la realidad que lo rodea se da cuenta que los cambios que se venían produciendo como consecuencia de la revolución tecnológica y la virtualización de la economía, se han profundizad...

Desafío 2021

Podría ser el título de un reality show o de algún programa de juegos de la televisión, pero la realidad es que con esta frase queremos enmarcar lo que se viene para el 2021 en términos de problemáti...

MÁS LEÍDAS