Complejo Agroindustrial Ausonia, el valor agregado de abarcar toda la cadena productiva

Complejo Agroindustrial Ausonia, el valor agregado de abarcar toda la cadena productiva

En esta entrevista exclusiva, Eduardo Bersano Presidente del Grupo Artemisa, comenta los logros y desafíos de esta empresa, con la que proyectan procesar a mediano plazo 3 millones de kilos de fideos, equivalentes al 8 por ciento de la producción nacional.

Hace dos años, la división alimentos de la firma Artemisa instaló el “Complejo Agroindustrial Ausonia”, que consta de una planta de acopio de cereal, molino harinero y una fábrica de fideos secos en esa localidad.

El emprendimiento tiene capacidad para procesar 5 mil hectáreas aprox. de trigo, producir 9000 toneladas de harina por año y elaborar 720.000 kilos de fideos por mes. 

-Ud. es un empresario reconocido en el ámbito de la construcción. ¿Cómo fue que decidió incursionar en una empresa con perfil agroindustrial?

-Esto surgió pensando en lo que es Argentina. La única y gran salida que tiene país es sostenido el sector agroindustrial. Yo soy un convencido que eso tiene que hacer el país. Para nosotros es muy fácil hacer el trigo, tenemos la materia prima.

Además, en realidad uno es constructor por necesidad no por naturaleza. Por naturaleza uno es del campo, viene del campo, conoce la riqueza de la naturaleza, como en mi caso. Cuando hace cinco años atrás empecé a darle forma a este proyecto lo definí, lo construí y lo puse en marcha pensando en que es más un proyecto para mis hijos que para mí, es un proyecto armado sobre todo para el largo plazo. 

-¿Cuáles fueron las expectativas con las que surgió el Complejo Agroindustrial? 

-Queríamos sembrar trigo, hacer fideos y venderlos en las góndolas del mundo. En Argentina podemos hacer esto, pensar en una empresa que integre toda la cadena productiva. El valor agregado que tiene abarcar la totalidad de la cadena productiva es impresionante, soy un convencido de que eso tenemos que hacer. Es un negocio que en Argentina es imposible que no funcione y tenemos buena materia primas.

Lamentablemente hoy no están dadas las condiciones para exportar porque no estamos siendo competitivos para eso aunque si pudiéramos, tenemos mercado. 

-En función de esa limitación, ¿cuál es la estrategia de ventas que está teniendo hoy la empresa?

-Hoy estamos vendiendo de manera mayorista a nivel nacional. El producto a la venta está un 20 por ciento más barato que hace un año atrás, aunque tenemos aumento en los insumos. El trigo está más barato que hace un año atrás, pero de todos modos no somos competitivos. El año pasado no fue un buen año por una cuestión climática y este año se ha sembrado menos trigo, por lo tanto seguramente vamos a tener un aumento en esta materia prima.

Debido al contexto actual, elegimos no vender al exterior. Todos los empresarios del sector estamos en la misma situación, no nos conviene exportar entonces todos apostamos al mercado interno. 

-¿Con qué marcas están saliendo al mercado?

- Con fideos “Mamapasta” y  harina “Riquísimo”. Con  Mamapasta vendemos a distribuidores o a mayoristas, no al consumidor minorista porque por el momento me interesa el trabajo de producir, no tanto la distribución. 

-¿Cuáles son los puntos más importantes de venta?

-En la Provincia de Córdoba y Chaco. También en Salta, Jujuy, Formosa, Mendoza, San Juan, algo de Santa Fe, algo de Entre Ríos. En Buenos Aires vendemos poco porque allí está toda la competencia, tienen todas las plantas de fideos. 

-¿Cuál es el nivel actual de producción?

-Aproximadamente unas ciento cincuenta toneladas por mes, de una capacidad máxima de seiscientos. En estos momentos tenemos una limitante porque la máquina de pasta corta tiene menos producción que la de la pasta larga y por eso estamos en el proceso de comprar otra línea de producción de pasta corta para mediados del año que viene. Nosotros hacemos una pasta intermedia, no usamos trigo candeal sino materia prima de la zona. En eso tenemos una gran ventaja en los costos de flete.

-¿Cuál es el aspecto más complejo al momento de vender?

- La logística en tierra es carísima. Hoy en día un flete cuesta muchísimo. Sale más barato exportar en Europa que en nuestro propio país. 

-¿Cuándo consideran que podrán utilizar la capacidad instalada al cien por cien?

-Depende de la posibilidad de exportar. También hay que tener en cuenta que esto lleva un tiempo, instalar una marca en el mercado lleva un tiempo. Este es el inicio de un proyecto y pensamos a futuro pero siempre con una gran pata en la exportación.

-Desde el momento en el que inauguraron la empresa hasta ahora, ¿cuáles son los logros más importantes?

-Los logros han sido todos. No somos del sector agroindustrial y estamos aprendiendo muchísimo. Compramos mucha tecnología, la última maquinaria italiana disponible para hacer fideos y hemos aprendido a hacer harinas. Toda la gente que trabaja fue capacitada y ha aprendido a hacer esto, la mayoría  es gente del pueblo de Ausonia y de alrededores. No es simple hacer fideos secos. Sabíamos vender pero no hacer fideos. Todos estos son logros importantes.

-¿Por qué deciden instalar la fábrica en Ausonia?

 -Cuando dije que iba a hacer esta planta me vinieron a ver varios intendentes. Decidí que sea Ausonia porque conozco al intendente de allá y él trabajo muchísimo para que fuéramos ahí. Además, teníamos todas las condiciones técnicas para desarrollarlo.

-¿Cuánto trabajo genera hoy el Complejo Agroindustrial?

- De manera directa,  están trabajando cerca de cincuenta personas. De manera indirecta quizás esa misma cantidad porque estamos vinculados al sector del trigo, que es lo que se siembra en Ausonia. En este sentido es importante destacar que el gran desafío de la empresa es hacer un fideo premium con el trigo de la zona. Entonces aplicamos la tecnología para hacer un fideo casi igual al de sémola -como los italianos- pero con harina de trigo, que es lo que tenemos acá.

-¿Cuál es la proyección a largo plazo que tienen para la empresa?

-A largo plazo queremos expandirla. Hoy hacemos alrededor de dos o tres hectáreas de trigo y la idea es hacer 10 mil en cinco o seis años. Para eso necesitamos otras máquinas, otro molino y otra línea de producción de fideos. 

Además, seguimos trabajando pensando en que en un par de años vamos a ser competitivos para exportar. Estamos en tratativas con Sudáfrica, por ejemplo, donde por cuestiones culturales y por el bajo costo consumen muchísima pasta seca.

-¿Cuál es tu visión sobre el sector agroindustrial como empresario?

-Espectacular, muy buena. Estando en Argentina no podemos pensar en otra cosa que no sea este sector, que es muy rico y dinámico. 










 








EMPRESAS ANTERIORES

El año de las 100. Las que fueron tapa - Farmavida -

Fue una de las primeras tapas de Claves, participó en su edición número #07 de abril de 2006. Pasaron 23 años desde aquel día en que Horacio Nicola, Marcela Sanz, María Elisa Grisoni y...

Mucho más que café

Aroma y sabor son las características fundamentales para degustar un buen café. Distribuidora Massó S.R.L. sabe muy bien de esto porque son representantes en toda la provincia de Córdoba y Sa...

Especialidades y tecnología

Lisandro de la Torre, es un centro médico con más de 10 años brindando prestaciones profesionales en la ciudad de Villa María. Comenzó con sus socios fundadores: Dr. Ramiro Ferreyra y Dra. C...

Tecnología para más seguridad

La seguridad en las empresas es hoy uno de los aspectos más necesarios que los empresarios deben considerar. La video vigilancia llegó para quedarse. Todo se monitorea bajo video porque permite...

MÁS LEÍDAS