Una empresa cordobesa que está en su apogeo por la pandemia

Leistung, con sede en la ciudad de Córdoba, desarrolla, produce y comercializa dispositivos médicos para ventilación pulmonar, y es una de las empresas a la que la pandemia de coronavirus potenció e hizo crecer a niveles explosivos.

Mauro Paiaro, su gerente de operaciones e integrante de la Gerencia General, dijo a Claves que terminaron el 2020 con un incremento de la demanda multiplicado por diez en relación a lo que sucedía previo a la irrupción de la enfermedad en el país.

"Fue muy explosivo el cambio de la demanda hacia arriba y hacia abajo también. Hacia arriba, cuando crecieron los casos, pero luego la primera ola se calmó y descendió la curva, impactando nuevamente en la demanda. Por entonces ya había una capacidad instalada, habíamos duplicado el parque instalado", repasó, señalando que el 2020 terminó "muy tranquilo y con un excedente de stock".

En la empresa suponían que con ese excedente iban "a estar muy relajados en la producción de 2021, pero en marzo pasado entraron de golpe diversos pedidos del mercado nacional e internacional y tuvimos que volver a activar la cadena de producción, a acelerarla a valores muy parecidos al año pasado", en el marco de lo que es la segunda ola de Covid-19.

Para graficar lo sucedido, se le pidió números. Así, el directivo precisó que hasta marzo de 2020 efectuaban en promedio un equipo por día, 200 al año, y terminaron el ciclo anual haciendo más de 2 mil. Hoy en la sede de Córdoba están desarrollando cien equipos mensuales.

Los compradores no solo son el Estado sino que también efectúan muchas operaciones de comercio exterior. "En marzo de este año, el 80% de las ventas de terapia eran para afuera", contó.

El crecimiento de la actividad generó un aumento en la cantidad de fuentes laborales, y se pasó de los 70 empleados de semanas atrás a un centenar de trabajadores en la actualidad.

La historia y las barreras de hoy
Paiaro repasó que la empresa nació a mediados de los 80, con tres socios fundadores, uno de los cuales es su padre.
"Se arrancó haciendo equipos para las ambulancias, que llevaban en ese momento respiradores muy elementales. Luego incorporaron tecnología, diversificaron el portafolio de productos y consolidaron tres líneas en los años 90 y 2000", especificó. Ahora desarrollan la línea tradicional (respiradores de ambulancias, rubro en el que efectuaron el primer equipo de Latinoamérica con tecnología turbina); la línea de anestesia y la línea de terapia intensiva.

Entrevistado por Claves, describió que el rubro tiene hoy una serie de condicionantes. "Al ser un producto médico tiene estándares normativos que cumplir, estándares regulatorios, sobre todo en el proceso de desarrollo y producción, con muchas etapas para demostrar la eficacia y seguridad del producto. Eso fue un condicionante el año pasado para entrar en mercados de destino, porque hay cuestiones burocráticas previas a la venta del producto", explicó. No obstante, la emergencia sanitaria derivó en un contexto en el que la burocracia habitual "se agilizó mucho", de lo contrario -estimó- hubiese demandado 5 o 6 meses el poder ingresar un producto a un mercado de destino.

Otro condicionante es el logístico, ya que dependen de "muchos insumos electrónicos, internacionales".  "En 2020 se disparó el consumo de los sensores de presión que se usan para medir la presión de la vía aérea del paciente, un sensor muy específico, y los plazos de entrega saltaron de las 8 a 10 semanas habituales, a 40 semanas", puntualizó. 

También incidió una "ruptura de la cadena de logística": "Componentes mayormente electrónicos, que los esperas como máximo diez semanas, ahora demoran 30 o 40 semanas, lo que genera una tensión importante". "Mayormente resolvemos las situaciones", aclaró.

"El año pasado hubo un quiebre de producción, no había forma de producir los sensores. Al ser un producto certificado con determinada tecnología, cuando querés cambiar un componente faltante, el hacerlo te lleva el mismo tiempo que esperar a que llegue", ilustró.

Una demanda histórica y un diferencial
Ante preguntas de Claves, recordó que la demanda durante la Gripe A, en 2009, vivió uno de los picos históricos, pero la novedad que trajo la pandemia de coronavirus es el salto en el comercio exterior. "Estamos batiendo récord de exportaciones", señaló.

Todo esto les deja un "diferencial a largo plazo", el de posibilitar "un parque instalado, estamos en 11 países de Latinoamérica y nuestra sostenibilidad a largo plazo se ve favorecida". El haber entrado a nuevos mercados, derivó "en repercusiones en las otras líneas de productos" en las que incursionan.
También apuntó que como todos los rubros atraviesan situaciones atípicas por la pandemia, y por ejemplo sectores como el autopartista tuvo sus líneas paradas, el contexto los favoreció para producir.

 "El resto de la industria nos apalancó a nosotros. Y el Estado estaba mirando cómo se hacía más fácil la producción de respiradores", declaró finalmente.

NOTAS RELACIONADAS

Dos empresas con importantes avances constructivos en el Parque Industrial

A pesar del complejo escenario generado por la pandemia, las obras correspondientes a las nuevas industrias emplazadas en el Parque Industrial, Logístico y Tecnológico Villa María (PILT) no se...

Criptomonedas: Una visión profesional del tema

El consultor económico y director de revista CLAVES, Cr Alberto Costa, expondrá sobra la temática de las criptomonedas. Una fenómeno muy actual que despierta la atención de todos, en especia...

Pilt: Dos Empresas accedieron a beneficios impositivos

La Ordenanza municipal 6440  contempla distintos beneficios para empresas radicadas en el PILT, tales como: contribución por el consumo de energía eléctrica; contribución que incide sobr...

Ecosistema Agtech: tres empresas están radicadas en la Ciudad

La Agencia Córdoba Innovar y Emprender le solicitó al Ieral de Fundación Mediterránea un relevamiento para poder identificar el ecosistema AgTech provincial.En el trabajo se identificaron 72 ...

MÁS LEÍDAS