El off de récord de la política local

El off de récord es una herramienta fundamental del periodismo político para conocer información de primera mano sin un rostro que quiera expresarlo públicamente. Es lo que está latente, próximo, a la espera de emerger a la superficie, aunque nadie lo reconocería ante los medios de comunicación, al menos en ese momento. Es la parte más jugosa de la noticia política. A veces se cuenta a modo de trascendidos, rumores; otras como información del propio periodista que se adelanta a los posibles hechos.

 A menos de un mes de las elecciones primarias, el off de récord local aumenta su caudal informativo día tras día en las distintas fuerzas políticas. Cada una tiene su visión de lo que ocurrirá en las legislativas nacionales y también sobre lo que podría suceder en la ciudad a partir de diferentes escenarios/resultados. Para Villa María no es una elección más. En el peronismo compiten en listas separadas Martín Gill (Frente de Todos) y Eduardo Accastello (Hacemos por Córdoba), y además el resultado podría cambiar el curso institucional del Municipio para el año próximo, con elecciones locales para elegir al intendente que complete el periodo hasta 2023.

 Por eso, en esta nota proponemos señalar lo que piensa cada fuerza política hacia el interior, lo que señalan sus protagonistas, pero sin mencionar el nombre los actores que la manifiestan. Es un contrato de confianza del periodista y la fuente, no se revela la identidad del informante, aunque sí se puede contar lo charlado de manera informal. En los días que corren, en plena campaña electoral, las especulaciones sobre el resultado de los comicios legislativos y las consecuencias en el plano local ganan las conversaciones de café entre los mismos actores de la política y los medios. Vamos de uno.

Gillismo

 En el gillismo aseguran que en 2022 no habrá elecciones municipales. Vale recordar que, si Martín Gill accede a la banca de diputados por el Frente de Todos, un hecho que se descuenta por encabezar la lista, el único camino posible en el ámbito local -según la Carta Orgánica Municipal (Artículos 91 y 125)- es renunciar a la intendencia ante la incompatibilidad de cargos electivos. 

 No podría ser intendente y legislador nacional al mismo tiempo. Sin embargo, hasta el propio Gill ha manifestado que buscará renovar su licencia como intendente pese a la evidente imposibilidad constitucional. Por eso, y ante la seguridad de poder conseguir los votos en el Concejo Deliberante, el oficialismo confía que en su momento habrá acuerdo entre Nación y Provincia para prorrogar la licencia hasta 2023 y evitar así adelantar el comicio local.

 También señalan que la gestión ha mejorado en los últimos meses a partir de anuncios de obras públicas y que el descontento con Gill por la licencia ha menguado entre los villamarienses. El intendente interino Pablo Rosso es, por ahora, la primera y única opción para intentar retener la intendencia. “No hay otra alternativa, ya se ha hecho más conocido y en las encuestas supera en intención de votos a cualquier dirigente local”, expresó un estrecho colaborador suyo. 

Accastellismo

 En el accastellismo, por el contrario, creen que el único camino posible para resolver el desmadre institucional de los últimos años es la convocatoria a elecciones municipales en 2022. La Provincia ya habría bajado la orden de no renovar cualquier solicitud de licencia ante el Concejo Deliberante (hecho que el accastellismo ya avaló en cuatro oportunidades). Por ende, Gill no tendría más alternativa que renunciar a su banca nacional para evitar la convocatoria a comicios locales, lo que transformaría su actual candidatura en testimonial. “Sabe que no tiene margen, si asume en Diputados, no tiene los votos para pedir licencia y debe renunciar a la intendencia”, manifestó esta fuente consultada. 

 Además, una de las estrategias pensadas por el accastellismo para los próximos meses incluye al propio Eduardo Accastello para recuperar el mando local del Partido Justicialista y convertirse así en candidato a intendente. Varias fuentes consultadas señalan que ya lo habría manifestado entre sus más estrechos seguidores. “Si Accastello gana en Villa María en estas elecciones legislativas, recupera el control del partido y podría estar en la carrera municipal del 2022. Ese sería el trampolín para buscar la gobernación en 2023”, reveló otro de los consultados. Confían en una contundente victoria sobre Gill en la ciudad y se ilusionan con disputar la segunda banca de Senadores.

Juntos por el Cambio

 En Juntos por el Cambio creen que no habrá elecciones municipales en 2022. “Gill es candidato testimonial, no va a asumir en Diputados. Pedirá otra licencia para seguir en la Secretaría de Obras Públicas, no le interesa ser intendente ni diputado”, señaló un dirigente que sigue de cerca los acontecimientos. El macrismo continúa con la intención de posicionar a Darío Capitani para 2023 (esta semana acompañó al precandidato a diputado Gustavo Santos, en su recorrida por la ciudad -foto-); mientras que el radicalismo sigue buscando entre sus dirigentes un nombre para negociar luego con los “amarillos”. 

 Juntos por el Cambio, más allá de su interna provincial, es el espacio favorito para quedarse con la mayoría de los diputados y senadores en esta elección de medio término. En otras elecciones nacionales el macrismo ya consiguió victorias contundentes en la ciudad, pero después no lo pudo plasmar en el plano municipal. Se le abre otro desafío y otra oportunidad de cara al futuro mediato.

Martin Alexis Alanis.

NOTAS RELACIONADAS

Gill: ¿diputado o intendente?

 Llegó la primera definición política en la ciudad de cara a las elecciones generales de noviembre. El accastellismo, a través de sus concejales Juan Carlos Cladera y Daniel López, anun...

La campaña en medios: ¿Qué se va a escuchar?

Si bien el calendario electoral para la segunda parte de la campaña arrancó el pasado 30 de septiembre, la ciudadanía lo notará con mayor claridad el próximo domingo 10 de octubre cuando ini...

La campaña arrancó con polémica

Oficialmente, la campaña rumbo a las elecciones generales del 14 de noviembre comenzó el pasado jueves 30 de septiembre con el registro de candidatos proclamados en las PASO. En este impas...

En busca del voto anti-k

En Córdoba, 9 de cada 10 electores votan habitualmente en contra del kirchnerismo. No todos eligen la misma opción opositora, pero el grueso prefiere listas anti-k, de derecha o de izquierda. Y...

MÁS LEÍDAS