Pueblo de alta cocina

“Lo que queremos es brindar un servicio”. El concepto es todo un desafío.

Un día reservas y te llegas hasta Tío Pujio, apenas a 10 minutos del centro de la ciudad de Villa María.

 Tiú café bar es parte de la Cooperativa de Servicios Públicos, Vivienda y Crédito Limitada de la localidad. Lo que inició primero como un espacio de cafetería, hace pocos meses enriqueció su concepto y definieron la ampliación de su cocina en el Centro de Desarrollo Comercial (CDC). Todo un paseo de compras que ahora tiene una propuesta superadora: Proponen platos diversos y variados, de la mano de profesionales de la gastronomía.

Podemos detenernos en lo probado, un bife de chorizo, montado en un milhojas de papas, salsa criolla y una mini ensalada de lechuga, cherrys y champiñones; una trucha a la manteca negra, de alcaparras, sobre un “terciopelo” de espinacas (como si fuese su alfombra) y papas españolas, también con la ensalada.

Sutiles y pasionales. Sencillos y de alta cocina. Uno bien tradicional y argento. El pescado, un clásico que siempre se disfruta. Agustín Figueroa es el chef que comanda los fuegos en la cocina esta noche y se lo escucha hablar de pasión. Eso siempre se refleja en las preparaciones. La atención suma en cordialidad al buen momento compartido.

El salón es iluminado y en las mesas de al lado se pueden apreciar lo que se comparte, desde una provoleta entre dos o un grupo de amigos alrededor del plato abundante de rabas, unas adolescentes prefieren hamburguesas y lomitos y las mujeres que están sentadas detrás eligieron las pastas. La carta no es extensa, pero las opciones se lucen por variedad: pescado, cortes de carne, minutas, entradas de esas que están buenas y la sandwichería (si, de lo que llamamos estilo gourmet) y de buen tamaño, tipo XXL. 

Los platos son frescos, pero es necesaria la reserva, para que el público no tenga que esperar y los tiempos beneficien a todos. Conviene hacerla el día anterior y gozar de la experiencia que primero invita a abrir una carta y elegir, con precios que amplían esas posibilidades, más accesibles que muchos lugares, sin tener que salir del pueblo. Es un servicio, es otra propuesta.

NOTAS RELACIONADAS

Para que comas bien

En Malevo son coherentes con el espíritu de los bodegones, porque en cada plato se ve el esfuerzo porque sea abundante y no pierda por ello la elegancia. Unas pistas de la nostalgia, o esos recu...

Hacer ciencia en Polonia

Ana Belén Sainz es villamariense, vive en Polonia y trabaja como investigadora y profesora en la Universidad de Gdansk, dentro del “Centro Internacional para la Teoría de las Tecnologías Cu...

Tu café en el mundo. Recrear una parte del viaje

Proponer un viaje desde una mesa es de las metas más nobles de la gastronomía. Pero si esa propuesta es hacerte elegir el lugar en que estás, también se convierte en un objetivo nada fácil p...

La Bioarquitectura como el nuevo escenario para la construcción

En los primeros pasos de la humanidad, el hombre se refugiaba en construcciones que elaboraba con materiales que encontraba al paso. En un intento por volver a esos tiempos, y a los fines de redu...

MÁS LEÍDAS