Enseñanzas de expoagro 2022

Aunque el título pareciera estar destinado a aquellas “industrias” que no son del agro, creo que seguramente algunas de las conclusiones que se pueden extraer deban ser consideradas también por una buena parte de los actores que están en el negocio del campo.

Cronicar la feria en sí y su impacto económico, no sólo sería repetir lo que salió publicado en muchísimos medios, sino también un poco extemporáneo, dado que al momento que se publique esta nota posiblemente ya habrán pasado dos meses del evento.

Es, eso sí, por todos conocido que fue una edición récord en visitantes, empresas expositoras y volumen de negocios, que seguramente parte de esto fue debido a esa necesidad que generó la pandemia de volver a juntarse y a verse. Y aquí me permito la primera observación: en un mundo que migra irreversiblemente hacia la digitalización, no sólo hacía a “estar en internet y las redes para que vean tu empresa y vender”, sino hacia algo mucho más definitivo, como los metaversos (que ya hablaremos de eso en algún momento), en ese entorno socio-cultural, la necesidad de juntarse y verse parece seguir presente casi como algo esencial.

¿Esto implica que no es tan cierto que todo se volverá digital? NO, pero implica que convivirá la necesidad (y hablo de necesidades comerciales y empresariales) de impactar en los sentidos: ver, tocar, oler, experimentar… Ya sea que se trate de productos o servicios al consumidor, lo que tiene mucha lógica, o se trate de negocios B2B, como en este caso que tomamos como referencia.

En segundo término, en un país como el nuestro dónde la actividad privada es tan golpeada por el entorno socio-político, esta feria nos muestra algo que vemos, lamentablemente, demasiado poco: todo un sector productivo y sus industrias unidos detrás de un proyecto común, la productividad, la superación y el impulso de la actividad en pos del progreso individual y del progreso del país.

Además, si puede rescatarse una constante de esta feria es la “carrera” entre las empresas participantes en sus distintos rubros, por mostrar la tecnología aplicada a cada uno de sus productos. Esto implica un corrimiento del producto físico al producto aumentado. ¿Implica el reemplazo o la desaparición del producto físico? Claro que no, es el vehículo, pero ha pasado a ser el commoditie, el básico indiferenciado. La competencia ya se ha instalado en el nivel de “cuánta y qué tecnología me brinda” para hacer mucho más eficiente el trabajo del producto (la máquina o el agroquímico, o el insumo, en este caso) que compro”.

Y, claro, que en una muestra de campo haya un sector muy importante, con su salón destinado sólo a las empresas de tecnología es otra de las cosas que vimos que nos llaman a la reflexión. Tecnologías de todo tipo, que van desde la comunicación satelital hasta la Inteligencia Artificial, aplicadas a una actividad en esencia ancestral, como lo es la de recoger los frutos de una siembra en un terreno, algo propio de la naturaleza de la tierra misma. Esto nos lleva a recapacitar a los que no producimos en el campo y en la ganadería, si la visión de la industria y el comercio en Argentina, sobre todo de las Pymes y del interior, está viendo las grandes posibilidades de “saltar de nivel” que ofrece la tecnología en cualquier actividad. Los cientos de miles de recursos tecnológicos: plataformas, apps, softwares, etc., que están disponibles para darle al industrial, al comerciante, al emprendedor una oportunidad de salir de algunas de las tantas dificultades a las que se enfrenta día a día.

Las preguntas son pocas, pero quizás importantes para quienes puedan leer esta columna:
¿Estoy trabajando con mi gremio/colegas/competidores para obtener mejores condiciones para desarrollarme o estoy luchando solo?

¿Estoy considerando que para vender lo que hago necesito de entornos cada vez más sofisticados, pero que no dejen de contemplar la experiencia de mi cliente?

¿Estoy entendiendo que es imperioso recurrir a todo el entorno tecnológico que puede ayudarme en mi rubro o estoy aferrado a las viejas prácticas?

De estas respuestas, en gran parte, depende el futuro.

Lic. Claudio Aldeco
Titular Aldeco branding
Asociado a Grupo Costa

NOTAS RELACIONADAS

Censo muestra que la decadencia es mayor a la proyectada

Ya se publicaron los primeros resultados del Censo 2022. La población argentina es de 47,3 millones de personas. Las proyecciones que el INDEC había realizado tomando como referencia el censo a...

Está en marcha el programa de Adopción Tecnológica para Pymes

Ya está en marcha la edición 2022 del Programa Córdoba 4.0, una iniciativa del Gabinete Productivo del Gobierno de la Provincia que tiene como objetivo mejorar la productividad y competitivida...

La industria del software creó 1.470 empleos en marzo

“En los últimos tres años, se crearon 28.000 puestos de trabajo formales en el sector”.La industria productora de software generó en marzo último 1.470 empleos, y alcanzó en los últimos...

El Clúster de Biotecnología acordó su Plan Estratégico

Con la participación de más de 200 personas, entre autoridades y referentes de sectores académicos, científicos, empresarios y del Gobierno de Córdoba, se concretó en el Centro de Convencio...

MÁS LEÍDAS