La repuesta debe ser global

El mundo está viviendo horas dramáticas por el efecto global de la pandemia en un contexto de alta incertidumbre que ya existía previo a ella debido a todos los cambios que se están generando a partir de la llamada cuarta revolución industrial. Esto impacta en la economía, la política y la sociedad en su conjunto. Para reflexionar sobre estos temas entrevistamos al Lic. Claudio Fantini, un destacado politólogo cordobés cuyo pensamiento y opiniones tienen repercusión en Argentina y otros países latinoamericanos.

¿Cuál es el efecto de la pandemia en el ámbito político?
Mi impresión es que los distintos liderazgos en el mundo muestran una lentitud pasmosa para tener una reacción acorde a la situación, a  la realidad que impone esta pandemia.

No así la ciencia, yo creo que el 2020 va a quedar en la historia como el año de la pesadilla pero también como el año de la proeza científica de haber podido crear vacunas potentes en tiempos récord. La pandemia global dejó a la ciencia sin opciones, si o si tenía que buscar el modo de hacer en uno lo que antes hacía en siete u ocho años.

También otras realidades de este tiempo permitieron que se pudiera hacer una proeza de esta magnitud, como por ejemplo, el alto nivel de tecnología alcanzado por los laboratorios del mundo y la interconexión entre éstos y los grandes centros científicos, las universidades.

El 2021 debería ser el año de la proeza política, económica y logística que falta para que la científica sea de real utilidad.

Si la pandemia es global la respuesta no puede ser nacional, tiene que ser global. Así como en la segunda guerra mundial Winston Churchill y Franklin Roosevelt, como estadistas que eran, entendieron que para enfrentar a Hitler no les quedaba otra alternativa que una alianza que lo incluyera a Stalin en ese momento para enfrentar al enemigo común. Para la pandemia, que es común a todos no queda otra alternativa que una alianza global que tiene que empezar por las superpotencias. Se debe organizar la producción, coordinación y distribución masiva de las vacunas. De lo contrario, la proeza de 2020 de haber logrado vacunas potentes en tiempo récord va a servir menos de lo que realmente se necesita.
Lo que se ve es que los países están concentrados en sí mismos. Yo no veo que ni siquiera se esté planteando lo que es la madre de todos los problemas: la superpoblación mundial y el calentamiento global.

En el caso del calentamiento del planeta, o la lucha es global o no sirve. De nada sirve que Europa baje la generación de gases contaminantes si no lo hace Estados Unidos, la India o China. Ese es el mundo al que estamos obligados a ir y yo no veo que los liderazgos estén planteando cuestiones en estos términos. Sí hubo una primera gran señal que fue el acuerdo de París, un paso en la dirección correcta y desde mi punto de vista lo que hizo Donald Trump, sacar a Estados Unidos de ese acuerdo, fue un crimen de lesa humanidad.

Si no se plantea una logística de distribución y vacunación en tiempo récord a la totalidad de la población del mundo será una batalla perdida y podremos quedar atrapados en una sucesión de pandemias de las que nunca vamos a terminar de salir.

¿Por qué los líderes no pueden abordar eficientemente la pandemia?
Es un momento de la historia muy particular y que explica fenómenos que son de retroceso en muchos aspectos. Por primera vez en la historia la humanidad se juega su existencia.

En la encrucijada del calentamiento global hubo una primera señal, el Acuerdo de París sobre el cambio climático. Después vinieron los problemas que tienen que ver con la realidad de cada país y esta instancia en la historia de la humanidad está generando liderazgos personalistas, mesiánicos, como consecuencia de la destrucción del trabajo a causa de un vertiginoso desarrollo tecnológico. Este va evolucionando muy velozmente y destruye el trabajo a una velocidad cada vez más acelerada. Eso hace que en el mundo entero hoy los humanos seamos seres hundidos en la incertidumbre, no podemos vislumbrar el futuro.

Los jóvenes que se reciben en la universidad no saben por cuánto tiempo le va a ser útil el conocimiento adquirido. Quien pone una fábrica o crea un negocio no sabe por cuánto tiempo el producto que fabrica o vende será útil ¡Todo es tan veloz! El tema es que se pierde la posibilidad de imaginar el futuro y no solo a largo plazo sino en el corto también. Somos seres viviendo en la incertidumbre y esto nos hace padecer un estado de ansiedad social cada vez más desesperante y como las clases dirigentes no nos responden, no sacian nuestra ansiedad, no nos liberan de la incertidumbre, empezamos a buscar fuera de las clases dirigentes y así aparecen figuras como Berlusconi o Fujimori, siendo los primeros que las sociedades buscaron fuera del sistema, por no hallarlo dentro.

Después surgieron los Bolsonaro, los Trump. Por supuesto que ellos no van a resolver nuestros problemas, pero el solo hecho de presentarse como antisistema generan expectativas y se les abren las puertas del poder. Pero van a fracasar porque no van a solucionar lo importante, entonces no sabemos en dónde las sociedades seguirán buscando.

Por eso aparecen engendros en la dirigencia, personajes como Trump. Con el rasgo particular de mostrarse como personas crueles en distintos modos y aspectos. Esto me llamó la atención porque la crueldad nunca cotizó y en estos casos, con las barbaridades que han dicho y que los muestran como espantosos, sin embargo esta característica les permitió hacerse de un poder desmesurado.

Por suerte en los Estados Unidos, y espero marque un principio, la democracia fue más fuerte y ha vencido a esta aventura mesiánica, personalista y autoritaria. Creo que con Biden se vuelve a la visión multilaterista del mundo que está más cerca de lo que van a ser las formas lógicas de enfrentar los desafíos de estos tiempos.

¿Le da una magnitud significativa a la pandemia?
Yo creo que sí. Ojalá me equivoque, certezas no tengo. Ha comenzado una era de pandemias que tienen que ver con los males que ocasiona el calentamiento global y la superpoblación mundial. Cada vez serán más y más seguidos, siendo muy difíciles de resolver.

El mundo debe adecuarse a esta nueva realidad, es necesario afrontarla globalmente para entender que grandes alianzas pueden enfrentar los grandes desafíos. Dejar en manos de los que saben y hoy los que saben son los científicos. Los principales Consejos que acompañen a los dirigentes deben ser los formados por científicos y ya no la ciencia que esté pensando en llegar a otros planetas, sino necesitamos una conjunción de mentes: estadísticas, biólogos, ingenieros, etc. que ayuden a resolver las encrucijadas que se van creando.

Reflexión sobre los Estados Unidos 
Los países son espejos de tendencias globales. El fenómeno Trump no es ajeno a lo que pasa en el mundo y lo que implicaron estos cuatro años.

Es muy novedoso e inédito el liderazgo de Trump. Siempre hubo ultraderecha en el partido republicano. A lo largo de los años hubo posiciones extremas, algunas racistas, contrarias a las luchas por los derechos civiles. Con ultraconservadores en algunos momentos, pero nunca los líderes intentaron ponerse por encima del partido y ninguno de los dirigentes intentó que el partido se convirtiera en un apéndice de un movimiento político con mayor liderazgo.

Trump, a diferencia de sus antecesores, tuvo éxito al crear un movimiento que terminó convirtiendo al partido republicano en un apéndice de él mismo. Una persona con un gran desprecio por los artistas, los intelectuales. Hizo que todo un sector de la clase media y media baja, sin mucha formación cultural ni intelectual, que también desprecia a los intelectuales y a las élites políticas, lo siguiera. Logró representar el resentimiento de un sector de la sociedad que por lo general no votaba, que no esperaba nada de ningún político. Esta gente, los Homero Simpson de la sociedad norteamericana, conservadores agrestes, son incorporados como votantes y de allí surge ese movimiento ultraconservador, mayor que el partido republicano mismo.

Pero ese movimiento es ultra personalista y está a la sombra de Trump. Con su reciente absolución en el Impeachment, por decisión mayoritaria de los senadores republicanos, deja a este partido más cerca de convertirse en un partido de Donald Trump situándose ideológicamente en la extrema derecha y pudiendo provocar también que un sector minoritario se separe y funde un nuevo partido moderado de centro derecha.

¿Cuál es el impacto de la asunción de Biden en Argentina?
Nuestro país no está en la agenda de las prioridades que hoy tiene Estados Unidos. No debemos esperar ver que hará este país con Argentina, sino que se debe tener un plan para obtener algún provecho de los cambios en su gobierno. Históricamente nuestros gobiernos no se han ocupado de ello, solo han ido a pedir según necesidades puntuales. No podemos depender de la amistad o no de un presidente con otro, debemos tener propuestas más allá de las ideologías o la coyuntura.

NOTAS RELACIONADAS

Cien veces Claves

Claves vive un momento de extrema alegría. Tal vez impensado hace 16 años atrás cuando asomó en la ciudad el primer número de la revista. Llegar a 100 ediciones es un privilegio que pocos pu...

Emprendedores, Educación e Internacionalización: ejes de trabajo del CIT

El Clúster de Impulso Tecnológico agrupa a instituciones y empresas de la Economía del Conocimiento. Su misión es impulsar el desarrollo tecnológico y la innovación articulando acciones con...

La mujer en los negocios

La problemática de género está instalada desde hace tiempo en la sociedad y las empresas no están exentas de ello. Para tratar el tema específico del rol de la mujer en los negocios, entrevi...

Los números de la Provincia

En su mensaje a la Legislatura el Gobernador Schiaretti anunció la prosecución de importantes obras, esto tiene que ver, entre otras cosas, con que el Estado Provincial ha refinanciado reciente...

MÁS LEÍDAS