Una nueva modalidad

Los vehículos eléctricos vienen a marcar una nueva etapa en la evolución del transporte. La gran mayoría de los países del mundo están fomentando su producción y venta. Para hablar de este nuevo fenómeno que va a marcar una verdadera revolución en el mercado automotor y del proyecto que Nosso está llevando adelante entrevistamos al Ing. Sergio Nossovitch, que reside desde hace 18 años en Canadá.

¿Cómo es el uso de los autos eléctricos en Canadá? 
En Canadá se está incentivando el uso de los autos eléctricos a través de importantes subsidios a la compra que otorga el Gobierno. Desde el 2018, año en que compré para uso personal un vehículo eléctrico (EV), la cantidad en circulación se triplicó, lo que marca una tendencia muy fuerte. Este tipo de vehículos sigue siendo más caro que un auto tradicional, siendo por el momento las baterías de litio el componente más costoso, de todos modos, es válido aclarar que las mismas vienen bajando de precio en forma sostenida.

¿Ante el cambio de combustible fósil a electricidad considera que cambiará la matriz de consumo?
Seguro que habrá un aumento en el consumo de la energía eléctrica pero no creo que se trate de un cambio tan explosivo. Como referencia les puedo decir que un auto eléctrico consume entre 15 y 20 kWh por cada 100km recorridos, tengo entendido que hoy acá en Argentina el kWh ronda los $10 o sea que “gastaría” menos de 200 pesos para recorrer 100km.

En general la mayor parte de la carga de los vehículos eléctricos se hace en el hogar o en el trabajo, es muy común que las empresas brinden ese beneficio a sus empleados, lo propio ocurre con las universidades, centros comerciales, hoteles, parques, estacionamientos, etc., entre otros. Otra ventaja es que ya no necesitamos más “pasar a cargar nafta” y eso se nota en el gasto, y créanme que tampoco se extraña, es como poner a la noche a cargar el celular y cada mañana salir con el “tanque” lleno.

¿Cuáles serían los beneficios de tener un auto eléctrico?
En cuanto a los costos, el auto eléctrico tiene un mayor valor en su compra. Pero manejarse con un vehículo de estas características es mucho más económico y la diferencia es grande. Depende del costo del combustible y de la energía eléctrica vigente en cada país. Pero puedo decir está en el orden de un 15 por ciento de lo que cuesta el auto convencional, esto en cuanto a la energía consumida para desplazarse. Desde el punto de vista del mantenimiento, casi no tiene. No necesita cambio de aceite, de filtro, no tiene escape y los frenos se gastan mucho menos porque normalmente frena con el motor/generador para recuperar la energía de frenado. El costo de mantenimiento es muy bajo. Las dos cosas sumadas hacen mucha diferencia.

¿Cómo es en cuanto a reacción y velocidad? 
Se suele escuchar que quien compra un auto eléctrico no compra nunca más uno convencional, por lo menos en el uso urbano. A la Argentina le falta una buena infraestructura de cargadores, eso puede frenar un poco el desarrollo, pero de ninguna manera lo podrá detener.

Los motores de los vehículos eléctricos tienen mucho torque desde cero y a eso se le suma el tiempo de reacción que es virtualmente nulo, ambas características hacen que uno se sorprenda al tocar el acelerador, la reacción es además de briosa, decididamente instantánea. Los eléctricos no tienen cambio de marchas, sus motores son a la vez potentes y livianos los tiempos para alimentarlos de electricidad por medio de circuitos electrónicos. No se comparan con los tiempos de combustión ni la inercia del motor, la caja de velocidades y toda la transmisión de los otros. La aceleración está por encima de lo que uno está acostumbrado. 

¿Cuál sería el punto débil?
Diría que hoy el punto débil es el tiempo de carga en viajes largos y lo es cada vez en menor medida. Están saliendo al mercado autos con bastante autonomía y sobre todo con capacidad de recibir carga ultrarrápida. Tesla es hoy el líder, pero hay muchas otras marcas que acaban de lanzar vehículos capaces de sumar unos 350km de autonomía en sólo 18 minutos, todos están a full para tratar de recuperar terreno. Ya hay autos familiares con más de 500km y hasta 800km de autonomía, si cada tres horas tengo que parar sólo 20 minutos creo que no está tan mal. Debo aclarar que para esto hace falta una red de cargadores ultrarrápidos como los que ya hay en Norteamérica y Europa.

La compañía estatal PetroCanadá ha instalado cargadores súper rápidos de 350kW que permiten atravesar el país de un océano al otro en un auto eléctrico.

Con las cargas eléctricas los márgenes de ganancias son mínimos, pero mientras se está cargado en esos 25 y 30 minutos de demora, la gente consume. Ahí está la cuestión y muchas empresas empiezan a ver la ventaja de tener el cargador gratis. Porque no vale la pena cobrar sino atraer al cliente. Esa es la gran ventaja competitiva que ofrece la instalación de un cargador, y eso es lo que desde Nosso intentamos hacer comprender a los empresarios de diferentes rubros, que es el momento de instalar un cargador para seguir la tendencia mundial.

Quien tiene un vehículo eléctrico, tiene una App y planifica su viaje en función de las paradas para recargar y por supuesto que priorizará ir al restaurante, shopping, hotel, etc. que disponga de un cargador.

¿Es factible utilizar este tipo de autos en la Argentina? 
Sí, es completamente factible. Para una familia tipo de un nivel medio, medio alto que hoy tiene dos (o más) vehículos en la casa, debería tener uno familiar y convencional para viajes largos y uno eléctrico para el uso en ciudad. Fue nuestro caso durante dos años y el eléctrico pasó a ser la primera opción, al principio por la novedad y por lo agradable para manejar, luego por el costo y para evitar ir a cargar nafta. Finalmente uno siente con el convencional que está contaminando cuando se baja del auto en el garaje y se da cuenta del olor a gases de combustión que antes parecían normales y ahora molestan. Todo esto aparte del ruido del motor.

¿Cuál es el proyecto de Nosso para este nuevo escenario? 
Si bien nos hemos expandido exitosamente en otros segmentos de negocios, el grupo en su origen se dedicó a la fabricación en el rubro de la electromecánica y electrónica. Nuestro objetivo siempre fue mantener el perfil de lo que nació por allá en 1957 con mi tío, mi papá y mi abuelo, con productos definidos por su calidad y excelencia en el servicio.

Hace más o menos unos 30 años que propuse incorporar productos complementarios no fabricados por nosotros, fue algo que se pensó mucho en su momento. Hoy el porcentaje que representa la fabricación local es alrededor de un tercio del total. Es comparativamente muy caro fabricar en la Argentina y ser competitivo en nuestro rubro actual de autopartes, con lo producido en el exterior. Mi desafío es mantener a pesar de ello la fabricación y para eso buscamos alternativas nuevas y creemos que esta es una de ellas. Fue diseñado enteramente por el equipo técnico de la empresa compuesto por un grupo de profesionales locales. Se trata de un cargador que lo hace en trifásico hasta 22kw de carga máxima y el tiempo necesario depende de cada vehículo.

Con la electro movilidad la mecánica del automóvil cambia y el rubro de repuestos se va a tener que reacomodar. Ante esta perspectiva, buscamos adelantarnos al cambio y producir algo que se adapte a los recursos humanos y a la tecnología que disponemos. Porque queremos seguir fabricando y pensamos en el futuro, decidimos comenzar con la fabricación de cargadores. Si bien en nuestro país en este momento hay muy pocos de estos vehículos y menos aún estaciones de carga; sabemos que se trata de un fenómeno en expansión a nivel mundial y queremos posicionarnos en primera línea para responder a esta nueva realidad. En la actualidad, cuando cruzamos un EV, queremos verlo de cerca, preguntar cómo es manejar uno, saber qué autonomía tiene, cómo se recarga, etc. Como toda cosa nueva, al principio despierta nuestra curiosidad y admiración, pero en breve estaremos habituados a su presencia como pasa ya en otras partes del mundo.

Lo mismo ocurre hoy con las estaciones de carga, las que son toda una novedad, razón principal por la cual el momento de instalarlas es ahora. No es necesario esperar los autos eléctricos para instalar estaciones de carga, los autos vienen solos, es una revolución imparable y una estación de carga en un municipio, hotel, centro comercial, clínica, club, gimnasio o cualquier otro tipo de empresa pública o privada es el elemento propulsor del marketing ideal para atraer clientes y dar una imagen de vanguardia a la vez que testimonia el compromiso con el cuidado del medio ambiente.

Invito a quien tenga poder de decisión en su empresa, club, municipio etc. a ser el primero en instalar una estación de carga moderna, ecológica y orgullosamente argentina, a no dejar pasar la oportunidad de posicionarse en primera línea. Nosso los invita a que seamos juntos los primeros en estar listos para la revolución de la electromovilidad.

Nosotros ya dimos el primer paso.

NOTAS RELACIONADAS

Una inversión estratégica

Hace muy pocos días desde el Grupo GESTA se anunciaba la compra del inmueble perteneciente al Grupo Casino (Híper Libertad) ubicado sobre ruta 158, en uno de los ingresos estratégicos de nuest...

El potencial emprendedor

Diego Casali es el presidente de la Agencia Córdoba Innovar y Emprender. Con él dialogamos acerca de sus objetivos y del rol que cumple el Estado (en este caso el provincial) en el apoyo a los ...

La industria de la salud

Según datos del Ministerio de Industria de la Provincia, en 2021 la industria de la salud creció 47,9 por ciento frente a 2020 y 58 por ciento si se la compara con 2019, siendo este un importan...

Invertir en startups tecnológicas

El desarrollo de las nuevas tecnologías ha provocado el nacimiento de empresas con características innovadoras que permiten escalar sus negocios a nivel global. Argentina no está exenta de ese...

MÁS LEÍDAS