OFICIAL $944.5 / BLUE $1445 / MEP $1330.4 / CCL $1331.9 / BLUE VILLA MARIA : $1450,00



Inteligencia artificial y tecnología láser al servicio de la agricultura

Inteligencia artificial y tecnología láser al servicio de la agricultura

En tiempos donde el compromiso con el medioambiente es una materia pendiente en la agenda productiva, la inteligencia artificial y la tecnología láser buscan ganar terreno, para plantarse como una alternativa sostenible en los sistemas de cultivos. El uso de pesticidas y herbicidas para el control de malezas deterioran el perfil del suelo al igual que la salud de las personas. A raíz de ello se han diseñado robots que trabajan con la inteligencia artificial y tecnología láser para recorrer las hectáreas de campo, realizando control de malezas y monitoreo de campo. Un nuevo paradigma para la agricultura del futuro.

 Tras décadas de uso exponencial de productos químicos para el agro, la inteligencia artificial y tecnología láser se combinan en una solución autónoma que podría, en un futuro esperanzador, erradicar la aplicación de agroquímicos y su consecuente efecto en la calidad del suelo y la salud de las personas y animales. El diseño de base o prototipo supone un vehículo dotado de un sistema de visión con inteligencia artificial que discrimina las malas hierbas de los cultivos. Luego detecta el meristemo, es decir la porción de la planta que promueve el crecimiento, y le aplica un láser de alta potencia para eliminar la maleza. De esta forma se emplea energía térmica que no altera el perfil del suelo.

 El empleo de agroquímicos ha sido un aliado para el rendimiento de los cultivos, pero paradójicamente las malezas desarrollaron con el tiempo mayor resistencia a estos productos, razón por la que cada vez se necesite más volumen a aplicar. En las últimas dos décadas se utilizaron más de 6.000 millones de litros de herbicidas en el país. Según la Red Agroforestal Chaco Argentina, el país lidera la tabla mundial de ingreso de glifosato con 500.000 millones de litros anuales, afectando a 13 millones de personas directa o indirectamente.

Impulsada por este panorama, la desarrolladora de software rosarina Mapplics Mobile Solutions diseñó Gbot, un robot autónomo que emplea la energía solar para detectar mediante inteligencia artificial las malezas, y luego eliminarlas utilizando un láser y vapor de agua. Es una alternativa sustentable, ya que sustituye el uso de herbicidas, pero también contribuye al bolsillo del productor, quien hoy en día tiene un costo entre 90 y 135 dólares por hectárea en concepto de agroquímicos. Además favorece al ambiente ya que no se genera deriva, es decir, no hay producto que se lleve el viento al momento de ser aplicado, debido a que la tecnología láser trabaja sin químicos y cerca del suelo; además de ser puntillosa, destacando su precisión y eficiencia para eliminar las malezas. 

 Según sus creadores es un laboratorio móvil, porque toma datos atmosféricos, del suelo y de los cultivos. Luego el productor puede utilizar toda la información recopilada para mejorar el rendimiento de su lote.

 Otra alternativa viene de la mano de la compañía estadounidense Carbon Robotics, pionera en el desmalezado por láser. Hace unos años, la firma presentó el Autonomous LaserWeeder, un robot dotado de doce cámaras de alta resolución, sistema de inteligencia artificial, láseres con precisión de 3 milímetros para disparar cada 50 milisegundos y sensores que detectan posibles obstáculos. 

El equipo completo, de 4.300 kilos, avanza cerca de ocho kilómetros por hora, cubriendo entre seis y ocho hectáreas. Si se traduce en cantidad de malezas eliminadas, el robot puede erradicar unas 100.000 malas hierbas por hora, superando en 20 veces el trabajo de recolección manual. 

En 2022, la empresa redobló la apuesta y diseñó un nuevo robot capaz de acoplarse a la parte posterior de los tractores e incorporó 30 láseres, superando a su predecesor al eliminar cerca de 200.000 plantas por hora. Por último, el vehículo no requiere de un operario que lo supervise, ya que el productor programa las hileras de trabajo y automáticamente el robot realiza los giros en las cabeceras, pudiendo trabajar tanto de día como de noche.

 Diversos prototipos basados en la inteligencia artificial se encuentran en pleno desarrollo, con un mismo objetivo: alcanzar un modelo de agricultura sostenible, que permita la continuidad de la explotación del suelo sin generar un impacto negativo en el ambiente.

NOTAS RELACIONADAS

Repelentes naturales para reforzar la protección contra los mosquitos

Tras el inicio de El Niño, las precipitaciones abundantes en gran parte del territorio argentino trajeron el desborde de los cuerpos de agua, facilitando la rápida proliferación de mosquitos; y con ello...

Resistencia a los antibióticos: una amenaza que se propaga

Cuando Alexander Fleming descubrió la penicilina, fue uno de los hallazgos más importantes de la Medicina que permitiría salvar a millones de personas de las infecciones bacterianas. Sin embargo, el mal...

Cuando jugar también es cuidar el medio ambiente

Poner en práctica la conciencia ambiental ha sido un tema que se hablaba sólo entre grandes. Pero, en el último tiempo, los grandes entendieron que los chicos son la base que puede cambiar el mundo a tr...

Economía Circular: la basura no es un estorbo

Alcanza con dirigir la mirada hacia cualquier objeto y saber que su vida útil concluye en la basura. Pero si se rescatara para darle un nuevo uso, volvería a la cadena productiva. De eso se trata la Econ...

MÁS LEÍDAS