El cambio tecnológico y el trabajo

El cambio tecnológico y el trabajo

El reemplazo del trabajo humano por la maquinaria no es un fenómeno nuevo, en su momento las personas que se encontraban sin trabajo en el campo migraban a las ciudades para trabajar en las fábricas, convirtiéndose en la principal fuente de empleo en el siglo XX. Luego la tecnología fue logrando que en la manufactura se requirieran menos humanos, y por esos tiempos, quienes se iban quedando sin trabajo en las fábricas comenzaron a emplearse en comercios y oficinas, generando la situación actual en el sector de servicios, siendo uno de los empleadores más importantes en muchos países.

Y cuando pensábamos que habíamos encontrado el lugar definitivo, fue la pandemia de Covid-19 la que irrumpió en nuestras vidas requiriendo cambios rápidos y drásticos en la organización del trabajo. Al tiempo que entraron en vigor las medidas de confinamiento o la obligación de quedarse en casa, una gran parte de la fuerza laboral debió quedarse en sus hogares y trabajar a distancia, siempre y cuando sus funciones lo permitiesen. Tanto las organizaciones que ya estaban familiarizadas con el teletrabajo -como las que no- enviaron sus empleados a casa generando nuevos desafíos para organizaciones y trabajadores que recurrieron a la tecnología para sobrellevar el trance. Algunos de ellos incursionando, otros requiriendo adaptaciones, capacitaciones, adecuación de espacios y administración diferente de los tiempos del trabajo, entre otras. Así se crearon las condiciones para el experimento de teletrabajo masivo más extenso de la historia. “Antes de la pandemia, solo una fracción de la fuerza laboral trabajaba ocasionalmente desde casa. Dentro de la Unión Europea (UE), la incidencia del teletrabajo regular u ocasional (teletrabajo en el hogar y teletrabajo móvil combinados) variaba del 30 por ciento o más en Dinamarca, los Países Bajos y Suecia, al 10 por ciento o menos en la República Checa, Grecia, Italia y Polonia. Según los estudios, hasta un 20 por ciento de la fuerza laboral de los Estados Unidos trabajaba regular u ocasionalmente desde su casa u otro lugar alternativo, un 16 por ciento en el Japón y solo un 1,6 por ciento en Argentina” (Eurofound y OIT, 2019).

En el informe de la OIT (Hatayama, 2020) se examinaron las posibilidades de trabajar desde casa en países con diferentes niveles de desarrollo económico: se constató que factores como la estructura económica, la ocupacional y el acceso a tecnología son determinantes importantes para trabajar desde casa. Las conclusiones indican que la posibilidad de trabajar desde el hogar aumenta con el nivel de desarrollo económico del país. Por consiguiente, los países en que una gran proporción de los puestos de trabajo corresponden a sectores como las TIC, los servicios profesionales, las finanzas, los seguros y los sectores de la administración pública, pueden movilizar una mayor proporción de la fuerza laboral a trabajar desde casa, mientras que los países que dependen en gran medida de sectores como la industria manufacturera, la agricultura, la construcción y el turismo tienen menos posibilidades de hacerlo.

Según lo anterior, estaremos de acuerdo en afirmar que el avance de la tecnología genera cambios en no sólo en las necesidades del mercado laboral, por la constante incorporación de diferentes máquinas que realizan trabajos que eran hechos por humanos, sino también en las formas que realizamos el trabajo.

 Sin duda el teletrabajo llegó para quedarse, pero su evolución dependerá del tipo de actividad y desarrollo de cada país, aún cuando el desajuste entre las habilidades disponibles y las requeridas por los nuevos empleos generen cierta fricción y sufrimiento en el plano individual, pero desde una perspectiva social todo este proceso de migración laboral fue sin dudas positivo. Cada cambio de empleo implicó usar menos la fuerza y más la capacidad intelectual, hacer tareas menos repetitivas y más creativas, aprovechar cada vez más nuestra capacidad única para realizar actividades cognitivas.

Cambio tecnológico y trabajo, son sin duda, temas muy presentes que requieren que gobiernos, organizaciones y trabajadores pensemos en un futuro distinto, donde las nuevas tecnologías -complementadas con las habilidades humanas y entornos regulatorios apropiados- sean la base de un proceso de crecimiento inclusivo.

Esp Lic Roberto Mandelli
Docente UTN UNVM
Consultor Gap asesores

NOTAS RELACIONADAS

Gestión de equipos de trabajo

Las nuevas modalidades de contacto con nuestros clientes y empleados, las diversas formas de trabajo, y el resto de los cambios que trajo aparejada la pandemia, nos coloca en situaciones donde los administ...

Gestión de equipos de trabajo

Las nuevas modalidades de contacto con nuestros clientes y empleados, las diversas formas de trabajo, y el resto de los cambios que trajo aparejada la pandemia, nos coloca en situaciones donde los administ...

Conectados y comunicados

En época de pandemia, todos estamos conectados en red, sin embargo el estar conectados no siempre significa estar comunicados. La comunicación es más que una conexión, se refiere a un proceso donde est...

Teletrabajo en Villa María y zona

La situación de aislamiento preventivo obligó a muchas organizaciones a adaptar herramientas para que su personal pueda seguir trabajando a través del teletrabajo, aún cuando la cultura predominante se...

MÁS LEÍDAS