Empleados tóxicos

Empleados tóxicos

La mayoría de nosotros hemos tenido que soportar a un miembro corrosivo en más de una ocasión durante nuestra vida laboral. Una investigación hecha en el año 2015 en la Escuela de Negocios de Harvard advirtió que hacer la vista gorda en estos temas puede costarle mucho dinero a las empresas.

 Algunos de los datos más reveladores arrojan que el 80% de los empleados señalan haber perdido tiempo tratando de entender comportamientos tóxicos de algún compañero.

Ahora bien, diferenciemos la tipología de empleados nocivos que existen en los ambientes laborales.

• Aquellos que son malos referentes para la empresa y logran manipular al resto de sus compañeros, llegan tarde, se enfrentan continuamente a la jerarquía, hacen mal las tareas encomendadas a propósito, no son autocríticos y desacreditan todo el tiempo a quienes hacen las cosas bien.

• Los que evitan asumir responsabilidades o hacen “la plancha” y terminan recargando al resto del equipo su trabajo.

• Los que tienen una posición jerárquica en la empresa son inseguros y desconfían de todos sus subordinados. A esa falta de seguridad la contraponen con un exceso de manipulación de la información y los contactos.

• Aquellos a los que les gusta el “chisme” y utilizan los mismos con malicia, logrando enemistar equipos de trabajo o jefes desconfiados y subordinados.

• Los que sin haber hecho mérito alguno consiguen adueñarse del mérito de otros.

¿Qué podemos hacer con ellos?
Lo primero sería realizar un análisis detallado de la situación o diagnóstico recopilando  datos con el equipo afectado por el comportamiento de ese colaborador “tóxico”. Para ello tenemos que discernir si se trata de una situación puntual con un compañero de trabajo, un problema externo a la organización o si se trata de una actitud inherente a la persona y no va a cambiar.

Frente a esto surgen algunas alternativas:
Si la decisión consiste en mantener al empleado “tóxico” en su puesto, deberíamos tener con él una comunicación sincera para tratar de encontrar el problema que le impide a este colaborador trabajar en equipo. Se recomienda que este tipo de charlas las lleven a cabo profesionales en Psicología ya que por sus conocimientos podrán detectar con mayor certeza cuál es el tipo de comportamiento o patrón de conducta  de este colaborador y poder identificar su personalidad, valores y actitudes. Posterior a esta charla sería interesante equilibrar el equipo de trabajo para que las conductas de este colaborador se vean compensadas con el resto de los integrantes. Podríamos a su vez reforzar vínculos con talleres orientados a destacar los valores organizacionales y el alineamiento de los colaboradores, como así también charlas, debates y capacitación de trabajo en equipo. En paralelo es importante implementar mediciones de clima laboral periódicas para seguir de cerca el comportamiento individual del colaborador y el comportamiento del resto de los integrantes. 

Si estas alternativas no funcionan, deberíamos pensar en una opción que implique cambiar a este colaborador de equipo de trabajo o bien asignarle funciones que minimicen el contacto con otras personas.

Como última opción deberíamos entender que un empleado nocivo es un obstáculo que no siempre es tolerable ni debe permitirse. Actuar con rapidez es la clave ya que este tipo de colaboradores desmotiva al resto del personal, nivela para abajo el desempeño del equipo y termina haciendo que nuestros mejores talentos se vayan de la empresa por no poder tolerar este tipo de situaciones.  

Se debe adoptar una postura clara y unidireccional respecto a estos trabajadores ya que el respeto y el ambiente laboral positivo-motivador es de vital importancia para la supervivencia toda organización. 
 
Cra. Luciana V. Arce (UNC)
M.P. 10-15709-5
Especialista en Dirección Estratégica de RRHH (ICDA -UCC)
Experta en Comportamiento Organizacional (UTN)
Directora L A & Asociados Gestión de RRHH

NOTAS RELACIONADAS

Satisfacción laboral y productividad

Un colaborador satisfecho es un 12% más productivo que uno que no lo está, lo dice un estudio realizado en la Universidad de Warwick del Reino Unido.El clima laboral se suele definir como el ambiente fí...

¿Por qué se van los empleados de la empresa?

En épocas de estancamiento económico, incertidumbre y por si no fuera poco “pandemia”, lo lógico no sería quedarse al resguardo de una relación de dependencia. Pero aun así las empresas no logran...

CORONAVIRUS: ¿Cuan ágil es tu empresa para la implementación de las medidas dispuestas por el gobierno?

Cuando hace un año atrás escribía en redes sociales a cerca de las bondades del Home Office, jamás imaginé que un año después, trabajar desde casa iba a convertirse en el método indicado para frena...

La convivencia intergeneracional en la empresa

En la actualidad conviven en las empresas equipos de trabajo cada vez más disímiles. Diferencias de edades, diferencias de valores, diferentes formas de trabajar que han desarrollado y diferentes aspirac...

MÁS LEÍDAS