Danza de nombres, dudas y desconfianzas

Mientras la mirada de la sociedad respecto a la política se concentra en las internas del Gobierno nacional y las críticas en torno al aumento constante de precios, en el ámbito local oficialismo y oposición continúan imaginando escenarios de cara al año electoral venidero. En un contexto de incertidumbre económica, nadie es inmune a las críticas de la población aunque también no es menos cierto que los dirigentes locales resultan los menos sindicados por errores en materia económica. 

 Son escasas las herramientas que tiene un municipio para influir sobre las variables económicas, aumento o reducción de tasas o servicios, pero no mucho más. Se juzga la gestión diaria, los temas propios del municipalismo, sin hacer demasiado hincapié en la economía. Por eso hay más tiempo para pensar la estrategia política de mediano y largo plazo. El “día a día” es importante, el municipio es el primer rostro del Estado, empero salvo una situación de extrema gravedad pocos aspectos pueden alterar la rutina o lo planificado. 

 En efecto, la dirigencia de Villa María ya trabaja pensando en ese 2023. Algunos de manera evidente, como el opositor Darío Capitani, que empapeló y pintó la ciudad con su nombre y figura; o el propio intendente Martín Gill, que si bien no puede ser candidato, mencionó 10 posibles nombres para sucederlo y hasta se olvidó de algunos que salieron a cuestionarlo. Y el mismísimo “Manu” Sosa, que un año antes anunció su candidatura y también colocó grandes carteles en diferentes sectores. 

 Las encuestas de unos y otros no son concluyentes, por el contrario, hoy nadie podría asegurar si el oficialismo o la oposición se alzarían con la victoria y mucho menos quién sería el nuevo intendente. Aunque sí hay punto que todos saben por encuestas o por praxis política: divididos, pierden; solo la unidad les puede asegurar el triunfo o al menos ser competitivos.

 Hagamos foco primero en el oficialismo. Gill mencionó en el canal universitario 10 posibles candidatos: Luis Negretti y Elizabeth Theiler, las máximas autoridades de la UNVM; Rafael Sachetto, Eduardo Rodríguez, Celeste Curetti y Héctor Muñoz, que forman parte de su equipo en la Municipalidad; Carlos Pizzorno, presidente del Parque Industrial; Pablo Rosso, titular del Concejo Deliberante; Nora Bedano, presidenta de la Agencia Córdoba Cultura; y por el accastellismo Juan Pablo Inglese.

 Claro, se “olvidó” de algunos importantes. El titular del Enred, José Carignano, que ya avisó que quiere estar nuevamente en la discusión por la sucesión; el propio ministro de Industria, Eduardo Accastello, que cuenta con los mayores niveles de intención de voto; y el secretario de Comunicación de la Provincia, Marcos Bovo, que no dudó en cuestionar a Gill por la danza de nombres: “Cuando nombras a muchos, es porque no tenés a nadie”, disparó, en una nota durante esta semana en Canal 20 Villa María.
 Además se sumó otro nombre a la extensa lista, la exconcejal Rosa Campora, quien a través de sus redes sociales y en tono muy informal se autopostuló para la Intendencia. Ninguno marcaría un despegue en las encuestas, más allá que algunos presentan niveles de conocimiento mayores a otros. El gillismo confía en colocar en la cabeza de lista a un dirigente propio, como Negretti o Rosso; mientras que el accastellismo habría decidido impulsar fuertemente la candidatura de Inglese. Con el respaldo del gobernador Juan Schiaretti, Bovo quiere convertirse en la síntesis de ambos sectores; el mismo saco le cabría a Pizzorno. 

 Por ahora el terreno de las especulaciones le gana por goleada a las certezas. Si bien falta bastante tiempo, en años pre-electorales el oficialismo ya perfilaba uno o dos para continuar en el Sillón de Viñas: esta será la primera vez en muchos años donde los liderazgos no se impondrán por su propio peso, sino fruto de acuerdos entre los diferentes sectores. 

 La unidad del peronismo local y departamental sellada en el mes de marzo para las internas partidarias, y la asunción de sus nuevas autoridades días atrás en Tío Pujio, marcan el camino “ideal” pensando en el futuro eleccionario; pero las desconfianzas mutuas riegan el terreno y solo el tiempo y las negociaciones determinarán si las elecciones los encontrará unidos o divididos. 

 Por su parte, en la oposición, Capitani sigue adelante con su proyecto de jugar fuerte en “lo local”, como repiten sus dirigentes más cercanos. En varias recorridas sumó a Juan Zazzetti, quien fuera dos veces candidato a intendente del macrismo; y quien no se descarta que pueda serlo nuevamente.

 Inclusive él mismo dijo que está dispuesto a asumir ese rol por tercera vez. El legislador camino los barrios a la vieja usanza a riesgo de no saber si los ciudadanos aceptarán o no su postulación. En ningún manual de política dice que recorrer casas y empresas te transforma en candidato. Es fruto de muchos aspectos. Capitani eligió esta manera, el futuro le dirá el lugar que ocupe en la estructura opositora.

 Mientras que el otro socio de Juntos por el Cambio, la Unión Cívica Radical (UCR), no toma ninguna definición, deja pasar el tiempo y le entrega toda la centralidad al Pro. No confían en Capitani, no quieren que encabece la lista en 2023, pero sus dirigentes no hacen nada para contrarrestarlo. A esta altura, sería un milagro que el centenario partido pueda mostrar un candidato con posibilidades serias de pelear por la Intendencia.

Martin Alexis Alanis.

NOTAS RELACIONADAS

Un Gobierno a todo o nada

Sin más tiempo, el gobierno del Frente de Todos inició una etapa crucial en su futuro inmediato: o consigue resultados y logra robustecer su proyecto reeleccionista 2023; o naufraga en un nuevo...

Plaza Centenario: reinauguración y polémicas

Se quitaron las chapas y se abrió la polémica. La renovada Plaza Centenario generó fuertes debates en cafés, redes sociales y medios de comunicación, inclusive antes de su inauguración form...

Schiaretti mueve fichas en busca de aire

 Hay varios factores que podrían operar como argumentos sólidos para explicar este inusual movimiento en el gabinete provincial a menos de un año de las elecciones: en las dos primeras l...

Juntos por el Cambio aprendió la lección, el PJ también

 El fuerte simbolismo de la elección municipal de Marcos Juárez venía ligado directamente con las lecciones que este comicio le dejaría a las dos fuerzas principales de Córdoba, sin imp...

MÁS LEÍDAS