Atmósfera terrestre

Esa no tan delgada línea que se está ensuciando

Desde el siglo XVIII la temperatura media de la Tierra se ha visto alterada, producto de la contaminación atmosférica generada por la gran concentración de Gases de Efecto Invernadero (GEI), acumulados por la actividad humana. En consecuencia el ecosistema global se ha ido erosionando hasta alcanzar su actual escenario, con un pronóstico desfavorable diagnosticado como Cambio Climático. La contaminación de este “techo natural” viene alterando los ciclos biológicos, con variaciones climáticas que están afectando de lleno a la salud humana y la biodiversidad.

La atmósfera resulta esencial para el desarrollo de la vida en la Tierra; aunque no se observe a simple vista, está ahí. Su rol se manifiesta con el efecto invernadero, un proceso natural por el cual retiene parte del calor del Sol y parte la refleja, manteniendo la temperatura estable y haciendo posible la vida en un equilibrio ecosistémico. La ausencia de este fenómeno provocaría una temperatura media de 18 °C bajo cero. Y si bien es un techo natural, está diferenciada por capas y compuesta de gases en diferentes concentraciones.

La primera fase de este sistema es la Tropósfera, la capa más cercana a la Tierra con una altura que oscila entre los 12 y 18 kilómetros. Allí se desarrollan fenómenos meteorológicos como las nubes, precipitaciones y el viento que a su vez modula las corrientes oceánicas. Le sigue la Estratósfera de 35 kilómetros de espesor donde se aloja la capa de ozono, que actúa como filtro de rayos UV, nocivos para la salud. Las capas subsiguientes, Mesósfera, Termósfera y Exósfera, con variaciones en su dimensión, se encargan de desintegrar objetos o meteoritos y absorber los rayos X y gamma para que no lleguen a la superficie terrestre.

En base a esto, analizar la contaminación atmosférica y buscar las estrategias que mitiguen el cambio climático, debe ser pensado tanto desde una mirada antropocéntrica como ambiental; ya que la atmósfera es el principal regulador de la temperatura al mantener un gradiente térmico a lo largo y ancho del globo.

Ahora bien, el problema axial se origina cuando las actividades del ser humano, que ocurren en su mayoría a partir de la quema de combustibles fósiles, aumentan la emisión de GEI hacia la atmósfera; consecuentemente ésta última retiene más calor del necesario generando un incremento de la temperatura media global. A esto se suma la deforestación desmedida, destrucción de ecosistemas marinos y terrestres, y los hábitos de consumo actuales que devienen en mayor generación de residuos. La ecuación da como resultado un calentamiento global y el gran cambio climático.

Evidencias de esto hay en todas las escalas. Estudios científicos demostraron que el incremento de la temperatura lleva a la expansión de los gases presentes en la atmósfera y los límites de la Tropósfera empezaron a aumentar. En tanto, la Estratósfera viene atravesando un enfriamiento y contracción desde 1980, perdiendo más de 10 metros de grosor al año. A una escala menor, estas alteraciones se traducen en desequilibrios sistémicos; como la elevación de temperatura en océanos y derretimiento de glaciares. La concatenación de hechos continúa cuando se suman otros factores de acción humana y se recrudecen los períodos de sequías extremas, inundaciones e incendios.

Ejemplos de esto están al alcance de la mano. Al sur del territorio provincial, y por la falta de lluvias, la laguna La Brava ubicada al este de La Carlota desapareció por completo, y con ella su flora y fauna. Las altísimas temperaturas provocaron la muerte de miles de peces como en la Laguna del Plata, en Vera y Pintado, provincia de Santa Fe. Los árboles en esta época del año deberían contar con sus copas frondosas y verdes en su máximo esplendor, sin embargo, muchos de ellos siguen con sus hojas amarillas, o peor aún, se desprenden de hojas secas, típico de un paisaje otoñal.

La conservación de la biodiversidad y la salud humana son dos caras de una misma moneda. La pérdida de flora y fauna conlleva un desequilibrio ecosistémico que también arrastra a la especie humana hacia una menor calidad de vida, muertes prematuras y empobrecimiento de la población global. Un abordaje eficaz de la problemática será aquel que cuente con una transformación de la cultura del descarte por el reciclaje; e implementar desde la esfera política, estrategias que favorezcan a corto plazo el uso de energías renovables para alcanzar una economía con menor emisión de carbono.

NOTAS RELACIONADAS

El Ministerio de Ambiente lanza el Registro BioAcciones

El Ministerio de Ambiente y Economía Circular lanza el programa de Registro de BioAcciones para generar un mapa de organizaciones de la sociedad civil que realicen actividades de preservac...

Pagos sostenibles se imponen al uso de las tarjetas

 Un informe publicado por Andrés Kecskemeti, gerente de ventas de Thales para servicios bancarios y de pago, que se pudo leer en el sitio ambito.com, señala que el pago sosteni...

Un convenio para avanzar en la sustentabilidad del Festival de Peñas

 Autoridades de la Provincia, la Municipalidad Villa María y la empresa Las Chilcas rubricaron un convenio para trabajar en acciones conjuntas para que el Festival Internacional de Pe...

Repelentes naturales para reforzar la protección contra los mosquitos

Tras el inicio de El Niño, las precipitaciones abundantes en gran parte del territorio argentino trajeron el desborde de los cuerpos de agua, facilitando la rápida proliferaci&oacut...

MÁS LEÍDAS